fincrimeagency@protonmail.com

@onmanagement

Presunta Estafa en la Venta de Logística Carosan: Una Sombra sobre Sherpa Private Equity

La adquisición de Logística Carosan ubicada en Talavera de la Reina, España, por parte de Sherpa Private Equity, que inicialmente parecía una expansión estratégica en el sector del transporte y la logística, ahora está bajo escrutinio mediante una querella por presunta estafa y apropiación indebida. Adicionalmente y como consecuencia de la querella, se han revelado presuntas presiones indebidas y manipulaciones financieras que no solo afectan a los involucrados directamente, sino que también plantean serias preguntas sobre la ética y la responsabilidad de los fondos de inversión regulados.

En febrero de 2014, el fondo Sherpa Private Equity, FCR, adquirió una participación del 70% en Logística Carosan a través de su vehículo de inversión Nansen Global Investment SL. La operación, firmada por Alfredo Bru y Jorge Pérez Miret de Sherpa, con la colaboración del asociado José María de Retana, y los representantes de Carosan, Benjamín Carrizo y Jesús Sánchez Moncayo, parecía inicialmente una muestra de la expansión estratégica de Sherpa en el sector del transporte y la logística.

Logística Carosan, un operador logístico integrado que incluye filiales como Talaexpress, Fuensalidana de Transportes y Europa Logistrucks, es responsable del almacenaje y transporte de mercancías por carretera en la Península Ibérica. Con un volumen de negocio cercano a los 40 millones de euros en 2022, el valor del negocio se ha fijado en unos 40 millones de euros sin contar las naves logísticas. Las naves logísticas y terrenos se valoraron en unos 30 millones de euros, aunque estos últimos se han fijado mediante un contrato de alquiler del estilo a un sale and leaseback. La empresa tiene una amplia red de clientes que incluye a empresas de renombre como Grupo Importaco, Grupo IFA, Indas, CTT, Seur, Schweppes y Grupo Cidacos. La adquisición de Carosan por parte de Sherpa, fue vista como una jugada estratégica importante.

Sin embargo, recientemente se ha revelado una oscura sombra sobre esta transacción. Sherpa y Carosan han sido querellados por el despacho de Pedro Horrach por estafa y apropiación indebida, según informes recientes. Se alega que durante la venta de Logística Carosan, se generaron honorarios millonarios a favor del asesor exclusivo, Grupo Sochrim, que invirtió más de dos años y medio en la operación. Estos honorarios, presuntamente, fueron incautados ilícitamente por los querellados a través de un plan preestablecido y coordinado.

Además, según uno de los socios mayoritarios de Carosan, un socio minoritario de la compañía fue presionado por Sherpa para vender su participación a un precio inferior al que le correspondía, mediante amenazas como “o firmas o te borramos del mapa con una ampliación de capital”. Estos testimonios sugieren que podría haber más afectados por esta presunta estafa, lo que agrava aún más la situación.

La gravedad de estas acusaciones no puede subestimarse. Sherpa Private Equity, un fondo regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores española (CNMV) y que proclama una política de inversión responsable, se enfrenta a un escándalo que podría empañar su reputación y cuestionar su integridad en el mercado financiero.

El caso de Carosan es particularmente relevante en el contexto actual del sector del transporte por carretera en España, que ha visto múltiples operaciones de consolidación, como la compra de El Mosca por Logista y la de Primafrío por Apollo. La entrada de Sherpa en este mercado parecía alinearse con una tendencia de crecimiento y expansión, pero las recientes acusaciones lanzan una sombra de duda sobre sus métodos y prácticas.

La situación demanda una investigación exhaustiva para esclarecer los hechos y determinar si realmente se cometieron delitos de estafa y apropiación indebida. De confirmarse, sería un grave golpe para la confianza en los fondos de capital privado y sus prácticas en el mercado español.

Sherpa, que en su comunicado tras la adquisición había anunciado su intención de apoyar el crecimiento de Logística Carosan, ahora se enfrenta a una crisis que podría desafiar su capacidad para gestionar y maximizar el valor de sus inversiones de manera ética y legal. La comunidad empresarial y los reguladores estarán atentos al desarrollo de este caso, que podría sentar un precedente importante para la transparencia y la responsabilidad en el sector de inversiones privadas.

Además, este caso resuena en un mercado donde otros jugadores importantes están realizando movimientos estratégicos similares. Por ejemplo, Everwood Capital, a través de su fondo de transporte y logística, ha adquirido recientemente la mayoría del capital de Maresa Logística. Estas operaciones subrayan la creciente importancia del sector logístico en España y Europa, y la necesidad de prácticas empresariales transparentes y éticas.